Alimentación saludable importancia

Una alimentación saludable es toda aquella que da aportación a los nutrientes que son  esenciales y la energía para que cada persona se mantenga  sana.

Una persona con una excelente alimentación  tiene más opciones de:

Vivir con salud

Protegerse de enfermedades

Desarrollarse a plenitud plenamente

Aprender y trabajar mejor

Alimentación saludable 0MS Alimentación saludable con los alimentos indicados

¿Cómo debe ser una alimentación saludable y completa según la OMS?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) han propuesto  disminuir el consumo de sal entre la población mundial en un 30% y detener el incremento de la obesidad y la diabetes entre adultos y adolescentes, así como el aumento del sobrepeso infantil.

Ayudando también a crear perfiles nutritivos de tipo que se puedan utilizar en los países como medio que puedan ser aplicables en materia de comercialización.

Alimentación saludable para niños

¿Cuál es la alimentación saludable para niños?

El inicio de una vida  saludable comienza con leche materna. Es el mejor alimento que puede darse a un bebé desde que nace hasta los seis meses de edad, ya que  le proporciona  los nutrientes que necesita para crecer, desarrollarse y evitar  infecciones. Está comprobado que la lactancia materna los contra la obesidad.

En lo que respecta a los dos primeros años  vida de un niño, la  nutrición optimizada dará el  impulsa a un crecimiento sano y mejorando el desarrollo cognitivo. Además, reducirá el riesgo de obesidad y de fomentar  enfermedades…

Los consejos que se pueden seguir  para un proceso alimenticio saludable durante la lactancia y la niñez son los mismos que en el caso de los adultos, claro está, teniendo en cuenta, que debe nutrirse  a los lactantes con exclusividad de leche materna durante los primeros seis meses de vida.

Esta lactancia materna debe seguir al menos hasta los dos años.

A partir de los seis meses de edad, deberán incorporarse  en la alimentación del niño alimentos que sean complementarios, adecuados, inocuos, variados y nutritivos, sin que se abandone la lactancia materna. Lo más recomendable es no  añadirse sal o azúcar a estos alimentos complementarios.

Alimentación saludable para adultos mayores

La alimentación es prioridad en cada  etapa de nuestro vivir desde la infancia hasta la vejez. Las normas  de la ingesta son los mismos a lo largo de nuestra vida, pero las necesidades de  nutrición  cambian según vamos envejeciendo. Además, la correcta absorción de los nutrientes se  puede ver afectada por alguna enfermedad.

Los adultos mayores van a necesitar los mismos nutrientes (proteínas, grasas, carbohidratos, minerales y vitaminas) que un adulto joven, pero en diferentes cantidades. Algunos son de  más necesidad que otros. Teniendo en cuenta que  para los adultos mayores la fibra es primordial para  la mejora de  digestión y así evitar el estreñimiento.

Conforme el cuerpo va envejeciendo, requerimos de menos calorías que cuando éramos adultos jóvenes. Esto debido  a que los procesos  del ser humano requieren de menor energía cuando disminuye su actividad física y hay menor masa muscular.

Aunque los requerimientos de calorías van variando según  la edad y el nivel de actividad, un adulto mayor necesita aproximadamente  mil 600 calorías diariamente. Éstas deben ser elegidas con cuidados. Teniendo en  cuenta  que aporten los nutrientes que se necesitan. Lo recomendable es dividir las mil 600 calorías en porciones de cada uno de los grupos incluidos en la pirámide alimentaria.

La alimentación y su variabilidad aseguran la incorporación y aprovechamiento de los nutrientes que se  necesitan para crecer y vivir saludablemente.

Alimentarse sanamente, tanto de mejorar la calidad de vida en todas las edades, ha demostrado prevenir  enfermedades como:

Obesidad

Enfermedades cardio y cerebrovasculares

Algunos tipos de cáncer

Diabetes

Hipertensión arterial

Dislipemia

Osteoporosis

Anemia

Infecciones

Para alimentarse sano se recomienda:

Distribuya los alimentos en 4 comidas principales

Sea Moderado en el tamaño de las porciones

Consuma en el  día  frutas (2) y 3 porciones de verduras  preferiblemente crudas

En el almuerzo y en la cena, la mitad del plato que sean verduras y como postre una fruta

 

Incorpore cereales, semillas, legumbres, integrales, y frutas secas.

Ingesta de carnes blancas o rojas  (pescado o pollo) no más de 5 veces por semana.

En lo posible, cocine sin sal. Reemplácela por tomillo, perejil, romero albahaca y otros condimentos.

Evite el salero en la mesa.

Limite la ingesta de azúcar y alcohol.

Pautas de una alimentación saludable

Consuma distintos alimentos y nutritivos diariamente​​

La alimentación es nutritiva y más saludable cuando se consumen diferentes tipos de alimentos en cada comida. La alimentación del día debe incluir: verduras, frutas y hortalizas de diferentes colores, leguminosas (garbanzo, frijol, lenteja), cereales integrales, lácteos bajos en grasa,  nueces, pescado  carne magra, y huevo.

Reduzca el consumo de grasas saturadas y evitar las comidas rápidas

El consumo constante de grasas saturadas es perjudicial para la salud. Estas se encuentran en la  carnes rojas, manteca, y mantequilla y. Están contenidas en productos de pastelería, postres y galletas. El consumo frecuente de comidas rápidas  afectan su salud; los alimentos como hamburguesas, pizza, empanadas  papas y pollo frito son altamente calóricos, abundantes en grasa y pobres en nutrientes y fibra.

Aumente la ingesta de frutas y de verduras.

Ingiera 3 frutas y 2 verduras de distintos colores diariamente, mejoran su salud y su nutrición. Las frutas (naranja, durazno, mango, papaya, guayaba, melón,), aportan vitaminas A y C, importantes para el sistema inmune, y para la visión. También aportan fibra, necesaria para la digestión. Las verduras aportan  vitaminas y  minerales indispensables para activar la mente, protege el corazón, mantiene el rendimiento físico y el sistema nervioso. Se recomienda la ingesta de verduras de hoja verde (brócoli espinaca, acelga,) y  de color amarillo (calabacín,ahuyama, zanahoria,); también rojas anaranjadas, violetas, blancas, y.

Vigile su peso corporal fácilmente

Siga estos pasos: 1. Mida su estatura y anote… 2. Mida su peso y anote… 3. Realice la siguiente operación: divida su peso (kgs.) sobre su altura (mts.) al cuadrado. El resultado es el índice de masa corporal (IMC) y se relaciona  así (para adultos entre 20 y 60 años):

 

Peso bajo: IMC menor a 18,5.

Peso normal: IMC de 18,5  a 24,9,

Sobrepeso: IMC mayor o igual a 25

Obesidad: IMC mayor o igual a 30

Evite la ingesta de bebidas azucaradas

Las bebidas azucaradas como las  gaseosas, refrescos y bebidas a base de frutas a las cuales se les han agregado azúcar.  Estas aportan solamente calorías netamente vacías, es decir, no poseen  nutrientes. Las personas que consumen habitualmente  tienen mayor riesgo de padecer enfermedades como diabetes y obesidad. Beber agua, en lugar de refrescos y gaseosas.

Sea Limitado en el consumo de sal en su alimentación

En lo posible no utilice sal de mesa para agregar a las comidas. Limite la ingesta de  salsas de tomate o mayonesa y evite los alimentos elaborados con alto contenido de sodio como los embutidos, enlatados, carnes frías y caldos de carne o gallina. Consuma alimentos frescos.  Consumir mucho sodio puede elevar la presión arterial.

Seleccione y escoja alimentos integrales

Los alimentos integrales  tienen más valor nutricional que los alimentos refinados. Conservan el contenido de vitaminas (especialmente vitamina E y complejo B) y minerales. Por el alto contenido de fibra va a permitir convertir la grasa  en energía evitando que estas se acumulen en las arterias previniendo la aparición de enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer. Seleccione tostadas, pan, cereales de desayuno, arroz, avena y quinua,  integrales.​

Medidas para manejar y conservar los alimentos

Seleccione alimentos frescos. Use agua limpia o trátela adecuadamente. Lavarse las manos con jabón antes de la  prepara ración de los alimentos, y después de ir al baño. Lavar y desinfectar todas las superficies y utensilios. Lave las frutas y las verduras antes de consumirlas. Separe los alimentos crudos de los cocinados. Proteger los alimentos de los insectos y plagas, consérvelos en  recipientes tapados y no el deje a temperatura ambiente durante más de 2 horas. No descongele los alimentos a temperatura ambiente y cocínelos completamente.​